jueves, 12 de noviembre de 2009

De neurosis...

Estaba hablando hoy con un amigo mío sobre ser neurótico. Sobre la ansiedad. Sobre cómo cada uno de nosotros vive las cosas de una manera completamente distinta y lo que para tí puede ser un problema terrible que te come la cabeza, para otra persona puede no significar nada del otro mundo.

O viceversa.

O de cómo algo puede convertirse en un problema (o lo convertimos en problema...) que a su vez trae más preguntas, y más problemas, y más ansiedad... y llega un punto en que pierdes el control.

Y cómo a veces tú, te "das cuenta", te relajas, te centras por un segundo y, puf! consigues esa magia que es tu propia tranquilidad, y la ansiedad se va.

Yo siempre tendré ese lado neurotiquillo. Pero me doy cuenta de que cada vez las cosas me causan menos ansiedad. Que manejo mejor muchas situaciones. Que lo que antes para mí podría haber significado el "fin del mundo" (y de hecho, a lo mejor en su momento lo hizo), ahora me hace sentir triste, pero bueno, sigo adelante.

A veces me siento muy contenta conmigo misma por eso.

Y otras me siento tan sumamente distinta a como era antes que me pregunto ¿soy menos humana? ¿seré menos yo? ¿es que ya no soy tan sensible?

Pero creo, que en el fondo... no se trata de eso. Sino que esta vida es un entrenamiento constante, y a veces perdemos y otras, en la derrota, ganamos la batalla. La batalla que es aprender y no quedarse atascado. Superarnos. Descubrir algo importante sobre tí. Y ser feliz contigo.

Y que a lo mejor ya no te va ese rollo del "amor desgarrado" al más puro estilo de "lucharé por tí, aunque me rompa por el camino". Ahora sabes dejar ir las cosas... Pero no quiere decir que no te enamores más. O que no te importe la gente que te rodea.

Sólo que has ganado un poco (mucho) de Templanza.

y ya está ^^

(les dejo con Ludovico Eunaudi, un pianista italiano, y su pieza Divenire... que la disfruten)
.


13 comentarios:

la gata dijo...

La vida, a medida que la vamos viviendo, nos va curtiendo y haciendo más fuertes. No se trata de si somos más sensibles o humanos, todo lo contrario; simplemente aprendemos a vivir, maduramos y adquirimos esa "templanza" que de adolescentes no tenemos.
Una bonita reflexión sobre la vida en sí, sobre cómo has aprendido a vivirla.
Un abrazo.

cris dijo...

Yo creo que neuróticos vamos a seguir siendo, aunque si que es verdad que ciertas circunstancias las podemos capear mejor con el paso del tiempo. Yo he aprendido a dejar de comerme la cabeza por ciertas cosas, y no veas como lo disfruto ;)

Anna dijo...

Simplemente forma parte de madurar y de aprender de las derrotas que, como dices, no son tales si sacas algo bueno de ellas. Es algo normal, y no hay que preocuparse por ello, al contrario :)

Y el lado neurótico Mar, creo que todos lo tenemos guardado para dejarlo ir en ocasiones ;)

Besos!!

LadyS dijo...

El tiempo hace que las cosas se asuman de distinto modo, como bien dices. Se va pasando de la pasión incontenida ante todo, cuando cualquier cosa era una inmensidad a la que enfrentarse, a esa templanza de la que hablas, un estado ánimico, signo de madurez, que ayuda a afrontar la realidad de un modo más sereno. No se pierde pasión ni locura, pero se ganan medios para canalizarla :)

Un beso!!

LadyS dijo...

por cierto, genial la canción, como todas las que cuelgas (tenía olvidado a Einaudi)... comparto tus gustos musicales, por lo que veo ^-^

Saltinbanqui dijo...

Yo soy de las que no se preocupa por casi nada, total, si tiene solucion lo soluciono ya y si no la tiene para que me voy a preocupar?
XD

A.Blume dijo...

Yo creo que mi camino va hacia el que tu has / estás llegando... estoy cansada de preocuparme tanto por todo xd

Kekalandya dijo...

Totalmente de acuerdo.
Yo aun sigo bastante neurótica (preguntarle a mi novia)... Pero espero con los años mejorar... Y dadas las circunstancias de lo vivido, podría haber sido peor...

Un saludo!

Ana dijo...

Eso se llama madurar. A todos nos pasa, y nos damos cuenta como cambiamos.

Besitos

BlackZack dijo...

Vaya, cuánto da de sí una conversación en la parada de la guagua, ¿eh? XD

Sí, es como te dije, uno simplemente va aprendiendo a tomarse las cosas con filosofía. Templanza, como tú has dicho, ésa es la palabra.

En cuanto al lado neurotiquillo, es lo que evidencia aún que estamos sanos. Es a la psique lo que el murmullo vesicular a los pulmones (XD qué friki soy), si no oyes ese murmullo de ansiedad, es que algo pasa :P Malo es si oyes demasiado o si no oyes nada.

Besísimos, te veo lueguito XD

Mar dijo...

@la gata: aprender a vivir, me gusta ^^

@cris: siiii xD seamos todos neuróticos! que siempre tiene su lado gracioso, pero es eso, encontrar tu punto medio :)

Anna: yes ^^ y darnos ese toque especial

LadyS: y tanto! porque a Einaudi no lo conoce tanta gente, pero es que su música es pura magia :) ^^

Saltinbanqui: me encanta esa frase xDDDD pues sí, muchas veces es así, eso que ganas en tranquilidad :)

A. Blume: es probable... ese es el origen de todo, te cansas de preocuparte, a veces te cansas hasta de aguantarte a tí misma xD y poco a poco todo va cambiando

@Kekalandya: bueno, es que también es una parte de tí, que no se van sin más... pero a base de vivir unas cuantas cosas, se va puliendo ^^

@Ana: sip ^^ besitos a ti!

@BlackZack: xDDDDDDDDDDDDDDDDDDD ..... si, ya, murmullo vesicular... se puede decir que sí xD hasta cierto punto es la prueba de que sigues siendo tú, y que sigues pensando! xD es que tu guagua tardó una hora O.o era el destino, para que naciera este post xDDD muahahahah!

"templanza" es una de mis palabras favoritas :D

Lena dijo...

un post genial.
Estoy totalmente de acuerdo!!!!

Aunque las minineurosis son inevitables, está muy bien ir aprendiendo de la vida!

Alexia dijo...

Creo que lo unico bueno de cumplir años ademas de seguir con vida es lograr aprender a dejar de preocuparnos por lo que no merece la pena, aprendemos que la vida es demasiado valiosa para perder el tiempo junto a quienes no desean estar junto a nosotros y sacamos lecciones para disfrutar junto a quienes de verdad estan aqui y ahora...
Tienes razón al decir que relajarse es mágico, es placentero vivir a nuestro propio ritmo sin pisar nunca a nadie, besitos de chocolate.