sábado, 21 de julio de 2012

El Camino

© 2001 Carlos Pérez Arnau


El curso ya terminó, las cosas han salido como han salido, ni bien ni mal, simplemente "así". Implicando un nuevo punto de partida bastante interesante, por lo variado de las opciones disponibles.

Nuestra ruta "oficial", marcada un poco de antemano sin que nadie se la plantee demasiado, es la vía MIR. Es el programa de formación de especialistas en España. Hacemos un examen, estudiamos muchísimo (una vez más) para obtener una plaza y, esta vez sí, en el proceso de formación, un sueldo como médicos en vías de especialización. Está bien, tienes trabajo, te sigues formando y no te "sueltan" sin más en una consulta sin experiencia. Vas ganando responsabilidades de forma paulatina y te tutorizan en mayor o menor medida.

Me he quedado para septiembre. Conociendo a algún que otro profesor... no me la juego, y no me he apuntado en ninguna academia. De decantarme por la vía MIR sería para el otro año.

Sin embargo, todo lo que antes habíamos "dado por hecho" se tambalea cuando nos damos cuenta de que hay especialidades que tienen poca salida en España. Que te cuentan y sabes que en otros países cobras entre el doble y el triple que aquí. Que en ese año tanto podrías empezar a prepararte el MIR y coger algún trabajo  en una mutua como ponerte en serio a aprender "ese idioma" y como funciona el sistema de especialización en Suecia, Dinamarca o Inglaterra (o lo que sea). O, si no, especializarte aquí y continuar tu vida laboral fuera.

Los caminos alternativos cada vez son más tentadores y hay mucho que explorar, al menos para saber qué cartas tenemos ahora sobre la mesa.


Eso y que, después de toda una vida de sólo estudiar  (y hacerlo bien), la vida laboral se asoma tímidamente por la puerta. Cambio de roles, cambio de perspectiva y un nuevo capítulo por escribir.





5 comentarios:

BlackZack dijo...

Te acercas (nos acercamos, que tampoco me queda tanto) a un momento de crisis vital. Y qué mejor momento que un momento de crisis del sistema. No porque sea agradable, entiéndeme, sino porque probablemente el entorno te ponga facilidades para hacer grandes cambios en tu vida. Todo está cambiando, nadie puede cuestionarte que tú cambies junto con ese todo.

Ciertamente, son decisiones tremendas, y más teniendo en cuenta que la situación social, económica y política del país y casi todo el continente es distinta cada día; pero por suerte tenemos el privilegio de ser gente formada y poder pensar con conocimiento de causa para valorar los pros y los contras de todo.

A mí, personalmente, cada día me atrae más el irme. España me da auténtico terror cuando me da por mirar al futuro, y no tengo complejo de capitán de barco. No señor.

Creo que es bueno no ceñirse a los caminos preestablecidos por una suerte de inercia. Los momentos de crisis, de ruptura, los finales de etapa, lo son para que pueda uno salir a tomar un respiro y volver o —¿por qué no?— tomar un desvío en la ruta, quizás más productivo.

PD: ¡Qué bonito el blog con el nuevo look!

Manuel Salomón de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. dijo...

Aprovecha el poder de la elección y la fuerza de tu juventud. La mayoría de nosotros olvidamos que no vamos a ser jóvenes toda la vida.
Mucho ánimo para ese septiembre... y que la fuerza te acompañe!

Mar dijo...

@BlackZack: yo creo que mi crisis vital ya empezó xD le doy muchas vueltas, pero todo va tomando su curso a medida que se resuelve el presente, que ante todo hay que acabar primero!. Pero hay pequeñas decisiones importantes enmedio como que matricularse en una academia ahora es ya el compromiso de pagarla en el futuro (y por tanto, hacer la residencia aquí), 2000 euros... Veremos :)

@Manu: ¡bienvenido! Esa es la cuestión principal, la famosa "ruta preestablecida". Es fácil seguir la inercia, ¿pero es conveniente hacerlo?

@ J.: tienes mucha razón :) Y, además de eso, jóvenes o no, esta vida es nuestra. Y si los "de arriba" no piensan por nosotros y les damos igual, habrá que buscar la manera de cambiar esto o cambiarnos nosotros de sitio a un lugar que nos trate mejor. Besitos!

ISA dijo...

Enhorabuena y pa'lante.
No te preocupes mucho por el futuro (es un decir), la vida te va llevando por algún sitio quieras tu o no lo quieras.

Besos