viernes, 18 de febrero de 2011

¡Fin de semana!

Atrás quedan las prácticas de psiquiatría, inquietantes y útiles al tiempo, interesantes, muy curiosas. Salgo con una especialidad desmitificada, en la que lo que importa es hablar, y hablar y hablar... Y de lo que tú me digas, y lo que me dejes ayudarte, y lo que te ayudes a tí mism@, dependerá el resultado. Lo pronto que consigas el alta. Lo bien que puedas volver a estar. La base es mantener la mente siempre abierta, porque pueden surgir cosas que te hagan cambiar por completo tu perspectiva de esa persona, de tu diagnóstico, de tu enfoque. Algún fármaco para que se sienta mejor y, al estar más receptiv@, todo sea más sencillo.

Y que la verdadera llave para cambiar cosas es hacernos conscientes de qué error a la hora de interpretar la realidad estábamos cometiendo. Qué pensamiento, casi inconsciente, le daba la vuelta a la tortilla para dejarnos en la posición más desfavorable. De qué manera apartamos a los demás de nuestro lado cuando más falta nos hacen. O, tal vez, de qué manera te pones siempre en la posición de "víctima" sin mirar dentro de tí, sin buscar en tí las fuerzas y las respuestas, responsabilizándote.

Y si aprendes, puedes salir del hoyo. Hay patologías psiquiátricas de mil colores y formas, a veces no hay mucho más que hacer salvo mantenerlo todo bajo control, otras veces hay maneras de "matar al bicho" y que pueda estar bien. Por fin.

Pero siempre, siempre, hacer todo lo posible. Coordinar al paciente, su familia (a veces un apoyo, otras parte del problema en sí, pero siempre importantes), su situación económica, para lograr un equilibrio sostenible y conseguir el mejor de los resultados.

Ahora fin de semana, algo de descanso y relax, y sobre todo... dormir, mucho. Reset!

9 comentarios:

MDoc dijo...

Me ha gustado mucho la entrada Mar!
"Y que la verdadera llave para cambiar cosas es hacernos conscientes de qué error a la hora de interpretar la realidad estábamos cometiendo". Es una gran frase, pero creo que se aplica a la vida en geneneral, no sólo a aquél detalle que nos deriva a una patología psiquiátrica.
A mi me gustó mucho la psicología, espero que la psiquia no me defraude, aunque aún me queda un año y medio.
Disfruta del finde, y duerme! ;)
Un besote.

Miriam dijo...

A mí me encantaron las prácticas en psiquiatría, y la asignatura también me pareció súper interesante, más de lo que me esperaba. Pero me parece muy complicada a la hora de ejercerla, hay que ser muy fuerte.

Muackss!

Anónimo dijo...

Gracias, muchas gracias

Mar dijo...

@MDoc: sí claro :) y a nosotros mismos muchas veces, lo cual es bueno, es un cambio que puedes hacer y una vez hecho te aporta muchísima más alegría y calidad de vida! ^^ Es cuestión de pararse a pensar en la inercia de tu día a día para cambiar cosas poquito a poco y estar mejor. Si te gustó seguramnte la psiquia tb :D aunque claro, depende del caso que te hagan en el hospital, pero espero que sí! ^^ Besoss!

@Miriam: sii, y a tí además te tocó psiquia infantil xD, es una de las tantas señales para que seas pediatra! Me parece muy bonita, pero me gusta mucho el resto de la medicina... así que no sé. Supongo que como complemente de otras cosas y de la vida cotidiana está bien :) Besitos!

@Anónimo: bueno, seas quien seas, me alegro mucho de que este texto te haya hecho sentir bien :) un beso

Farera dijo...

Espero que hayas descansado, pendejilla trabajadora, :)

Mar dijo...

yess :) y además, esta semana puedo dormir por las mañanas! xD :D

blue dijo...

"Y que la verdadera llave para cambiar cosas es hacernos conscientes de qué error a la hora de interpretar la realidad estábamos cometiendo"

totalmente de acuerdo ;)

blue dijo...

ups! acabo de ver que a alguien mas tambien le gustó esa gran frase =P
espero no ser repetitiva =)

Mar dijo...

nada, si te gustó más por algo será :) es una frase muy útil! ^^ para tí, para los demás, para quien sea