domingo, 22 de mayo de 2011

Dreaming


Estos días de revolución pacífica, de apoyo a la democracia verdadera, la participación, la crítica constructiva y al extraño concepto de bipartidismo que parecía haber monopolizado la política para siempre... han sido muy refrescantes.

Ver que muchísima gente ya se "había dado cuenta" del juego, que estaban descontentos, que necesitaban un cambio, que la semilla que algunos pusieron se convirtió día a día en algo mucho más grande. No sé, es muy bonito. Es como una sociedad que recupera su autoestima de repente y quiere tomar las riendas del asunto, no dejarse utilizar por la televisión y la inercia, cambiar lo que necesita ser cambiado.

Es un proyecto apolítico, innovador, inspirador. Sólo se trata de que cada cual piense por sí mismo. Y, para mí, también es una manera genial de darle el valor y las energías necesarias a todos para que voten a quien realmente quieren votar y no al "menos malo y que pueda salir".

Creo que lo mejor que arroja todo este movimiento es que nos ha dado alas para soñar.

Que todos voten, a quien quieran, por una democracia crítica y constructiva. Para que todo lo conseguido hasta ahora no se esfume :) Y a ver en qué se condensa todo esto al final de la jornada.

2 comentarios:

Marcela dijo...

totalmente de acuerdo.

blue dijo...

"extraño concepto de bipartidismo que parecía haber monopolizado la política para siempre"

pues yo creo que sigue monopolizando la politica ese extraño concepto... a los resultados me remito... =S