domingo, 13 de noviembre de 2011

(desahogo)

Hay rachas, rachas malas, en las que no sabes sentirte bien.

Y dices, ¡pero yo quiero ser feliz! Y no quiero pensar tanto, y no quiero sentirme mal, no quiero llorar, no quiero sentir este nudo en la garganta, no quiero, no quiero... Quiero centrarme en estudiar y salir de vez en cuando, quiero no tener 3 migrañas por semana.

Y te sientes un poco estúpida por todo eso. Porque deberías estar bien y no lo estás. Porque lo quieres y no te sale.

Y bueno...

Las cosas en casa están revueltas. No me gusta entrar en detalles porque los blogs son más públicos de lo que parece xD (como decía Blackzack: "tú escribes con esa falsa sensación de intimidad, como si fuera tu burbujita y, poco a poco, la gente te comenta cosas en persona y no teniás ni idea de que lo conocían"), y estas cosas son delicadas o al menos yo lo siento así (y quien me conozca y tenga confianza ya sabe que en persona sí que sí ^^).

Pero en resumen, muchos conflictos y yo de mediadora. Que no está tan mal porque soy consciente de que así las cosas se reconducen antes, que sé ver más allá, y ayudo a cortar los círculos viciosos y que se reproduzcan menos en el futuro (que cada cual reflexione sobre sus actos, estrategias para saber hablar las cosas con calma, saber pedir perdón... en resumen, autonomía para que ellos los resuelvan también). Pero a veces simplemente, es demasiada ansiedad. Muchas situaciones "límite" que se van sucediendo en el tiempo y la sensación de "yo veo más allá, sé tranquilizarles pero... ¿quién me comprende a mí?".

En fin, mi conclusión simplemente es que tengo que pasar más tiempo fuera de casa, buscar confidentes fuera de ella también que puedan darme apoyo (que los tengo, en realidad, pero hay que rescatar viejos hábitos) y desconectar absolutamente de todo esto con cierta frecuencia.

Prueba de ello fue ayer el Womad, con su rollo hippie y sus conciertos geniales, que me insuflaron algo de vida. Y poder reírme a carcajadas sin pensar en nada más :)

Pero todavía queda algo de camino por hacer para sentirme bien otra vez... que esto no puede ser. Esta claro que no.

(y que este es el último año de carrera y podré construir mi nido fuera de aquí, elegir con quien convivo, y tener mi espacio de calma, al menos más calmado, menos neuras, menos locura)


Divenire - Ludovico Einaudi
(en directo en el teatro Royal Albert Hall, Londres)



4 comentarios:

Ana M. dijo...

Podría haberlo escrito yo. Te entiendo perfectísimamente porque yo continuamente estoy pensando esas mismas cosas!!:O

Hay que buscar cosas alegres y que te desestresen fuera de casa, y pensar que a relativo corto plazo, nos iremos de casa y construiremos, como tu dices, nuestro nidito de paz y disfrutaremos de tranquilidad y felicidades!

Un beso muy fuerte de alguien que te entiendo a las mil maravillas =)

candela dijo...

Encontrar este blog...y leer lo que parece tan cercano...

Ánimo :D

AprendizDeLaVida dijo...

Que no dejemos de ver la luz al final del túnel o en el mismo exterior, fuera del mundo de la locura insana...

¡Resistencia y resiliencia! (es mi lema personal xD)

un abrazo grande grande!!!

Mar dijo...

@Ana M.: sí ^^ hacer ensayos del nido futuro y cuanto menos romper con todo eso de vez en cuando. Hay que ser felices!! :) un beso fuerte para tí también, nos queda menos!

@candela: :) gracias

@AprendizDeLaVida: ¡¡resistencia y resilicencia!!