jueves, 19 de enero de 2012

Estrategias de afrontamiento (en la enfermedad)


(este post está orientado hacia las enfermedades crónicas y el cáncer -no terminal-)

A veces ocurren cosas inesperadas y que "nos vienen grandes", que parecen amenazar con hacernos perder el control y la cordura. Las estrategias de afrontamiento son esas herramientas que tenemos integradas en nuestra personalidad (aunque a lo mejor no somos conscientes de ello) y que salen a la luz cuando vivimos una situación desbordante de forma que hay varios estilos a la hora de enfrentarse a ella. Como por ejemplo la muerte de un ser querido, un divorcio, perder un trabajo en un momento delicado... o ser diagnosticados de una enfermedad crónica o cáncer.

Estilos de afrontamiento
De modo muy básico, se puede decir que hay dos grandes estilos:
-Confrontativo: el que busca soluciones, se enfrenta al problema, trata de hacer cosas para cambiar la realidad que le estresa.
-Evitativo: pasivo, trata de minimizar el daño, rehuir el problema.

Aunque no todo es absoluto en esta vida, a largo plazo el estilo confrontativo es más útil, produce menos estrés tener el control del problema y poder hacer algo al respecto. El evitativo puede ser útil en situaciones muy puntuales pero no es el caso que nos ocupa.

La enfermedad
La enfermedad tiene aspectos particulares como suceso estresante: el miedo a la muerte, a como vaya a cambiar tu cuerpo (por el tratamiento, por una operación), a no ser capaz de llevar bien el tratamiento, no entender bien qué pasa y cómo es la enfermedad...

Lo que ayuda en general a disminuir la ansiedad de la enfermedad es el control. Asumir esos nuevos retos que se te vienen encima, entender lo que ocurre y tomar parte activa en tu salud. Básicamente, "tomar las riendas" de un hecho que cambiará tu vida y tus rutinas.

Pero esto no ocurre de la noche a la mañana, se podría dividir en tres fases:

1. Reacción: el diagnóstico despierta muchos sentimientos. Puede parecer injusto y despertar ira, decepción, autocompasión, confusión, preocupación por el futuro... Sea como fuere, cada persona reaccionará diferente, pero todas las reacciones son normales. Se trata de una reacción intensa ante una situación que lo es. No merece la pena sentirse culpable (el enfermo) ni dramatizar (la familia), es el shock inicial, se pasará. Una vez se vayan calmando las aguas pasamos a la siguiente fase.
2. Aprendizaje: cuando decide saber más, entender lo le ocurre.
3. Control: es la fase de la acción, de adaptación al tratamiento y las herramientas que tiene para convivir con su enfermedad.


Asumir el control. Adaptación.

-Relativizar: recordar que no eres tu enfermedad, es sólo una parte de tu vida, aunque últimamente todo haya girado en torno a ella. Recordar que eres mucho más que eso, recordar tus hobbies y tus intereses, tus amistades, lo que te gusta hacer, los sitios a los que te gusta ir. Y recuperar eso en lo posible.

-Ganar autonomía, ser activo en el cuidado de tu salud: en un primer encuentro con tu médico todo esto puede resultar abrumador. Un cambio y un montón de información de golpe que tal vez no has logrado asimilar. No te preocupes, es normal. Una buena manera de empezar a asumir el control es hacer preguntas. No temas parecer "tonto", la medicina no es sencilla, es mucha información y, además, te afecta directamente. Con calma, puedes escribir en un papel todo lo que te preocupa, lo que quieres preguntar y hacerlo en el siguiente encuentro (y así sucesivamente).

-Reconoce tus sentimientos: identificar los síntomas de una depresión (dormir mucho, llorar mucho, no tener ganas de hacer nada, no sentir placer con nada) o la ansiedad (el nudo en la garganta, la sensación de "no poder con todo" o de que va a pasar algo horrible). Hablar con tu círculo de confianza, acudir a un psicoterapeuta o unirte a un grupo de apoyo para tu enfermedad son algunas de las cosas que puedes hacer para hacer frente a estas sensaciones.

-Comprender las reacciones ajenas: a veces la familia se siente culpable de lo que pasa o enfadada por lo injusto de la situación. Pero la enfermedad no es culpa de nadie, ni son ellos quienes tienen que poder curarte y darle todas las respuestas. Aunque las emociones de los demás te parezcan una carga extra, explicar que solo necesitas que te apoyen y no que te curen, que escuchen lo que dices y te transmitan que te comprenden. Y si te abruman las reacciones en tu entorno, no olvides explicar como te sientes, ya que sólo tú lo sabes realmente.

-"La gente": llevarlo en secreto no suele dar buen resultado, a veces tu cuerpo cambia por la enfermedad o la medicación y los demás no saben por qué. Para evitar rumores, bromas desagradables o incluso la sobreprotección o que te vean como a un enfermo en lugar de una persona más, es más sencillo explicar lo que te ocurre, de qué eres capaz y de qué no. Lo aceptarán mejor de lo que crees y te quitarás un peso de encima.

-Continuar con tu vida cotidiana: se trata de integrar esa enfermedad como un aspecto más de tu vida, en tu día a día. Recuperar tu vida te ayudará a recuperar la sensación de normalidad.

-Autoestima: cada enfermedad es distinta pero es cierto que en muchas de ellas el cuerpo puede cambiar: los hematomas si te pinchas, la palidez y la pérdida de pelo, perder peso (o ganarlo), etc... Todo ello puede hacerte sentir feo/a o peor que el resto. Quizá saberlo te ayude a anticiparte, saber que es algo de lo que no hay que avergonzarse, es la prueba de que te estás enfrentando a la enfermedad. Cuídate, arréglate, asume lo que puedes hacer y tus limitaciones.


El círculo de apoyo. La familia.
Es preferible tener apoyo o, al menos, saber pedir ayuda. Hay personas que, de forma natural, tienden a compartir sus preocupaciones con otros. O gente que sabe pedir, en un momento concreto, que les ayuden con algo (pequeños favores, cuidar de sus hijos los días que no puedan estar, ayuda económica, cosas útiles en general). Pero, no todos somos iguales y, para otras personas, este es el momento de aprender a pedir ayuda. A decir lo que sienten. Y darse cuenta de que no están solos.

La familia se asusta. Es natural. Su ser querido está afrontando algo difícil y, además, ellos tienen miedo de perderle.

La función de la familia (o su círculo más cercano), sin embargo, es dar apoyo. Escuchar, que su familiar sepa que "están ahí", incluso aportarle alegría. Pero, ¡cuidado!, el enfermo es él (o ella), no tú. Es su cuerpo el que sufrirá, es su dolor, es su vida la que cambiará (temporalmente o a largo plazo). Protegerle de su enfermedad, querer asumir tú el control de sus cuidados, guardar secretos sobre su enfermedad, no dejarle hablar directamente con los médicos y profesionales que le atiendan sólo le hará sentir que pierde el control. Tal vez te lo diga, que eso le hace sentir mal, o tal vez no. Pero esta situación solo le hará ganar en ansiedad: "me está pasando algo y además todo el mundo hace cosas pero yo no puedo". Es como ir en un coche que va muy rápido pero que te prohíben conducir. Da vértigo.

Lo he conseguido.
Una vez esa persona ha logrado adaptarse a esos grandes retos que le parecían imposibles al principio, manejando emociones muy intensas, el miedo enorme, el cambio, puede llegar el momento de relajarse y echar la vista atrás. Muchas personas que han atravesado todo este proceso coinciden en que, después de esto, han salido fortalecidos. Se han dado cuenta de que: son más fuertes de lo que creían ser, se conocen mejor y reconocen también sus limitaciones. Eso les ha hecho ver la vida de otra forma y dejar cosas (que no necesitaban) atrás.

En este punto (en particular para las enfermedades crónicas) es importante hacer incapié en que, aunque sientas que ya llevas una vida normal y que todo está bien, lo estás gracias a que llevas a cabo el tratamiento. No quiere decir que puedas "dejarlo un poco" o prescindir de él de vez en cuando. Lo que te mantiene bien es hacerlo. En este punto puedes contarle a tu médico lo bien que te sientes y preguntarle si puedes hacer determinadas cosas que te gustaría hacer, pero eso, consultar primero.

Por otra parte, a lo largo de la enfermedad, pueden haber momentos en los que te flaqueen las fuerzas. En los que te sientas muy cansado de todo. En este momento te puede ayudar encontrar un oído comprensivo o hacer cosas por otros, pero no ignores cómo te sientes. Si no te encontrarás peor y solo.

Y para acabar, para los enfermos que hayan atravesado este túnel: ¡felicidades! Has sido muy valiente y llegar hasta aquí es la prueba de tu fortaleza.

Espero sus dudas, matizaciones, comentarios y peticiones :)

Nota: los hospitales, habitualmente, tienen en sus plantas psicólogos circulando por ahí para ayudar en estas situaciones y enseñarte pequeños trucos que lo hagan más llevadero.



**Matices
Los estilos de afrontamiento y las herramientas de afrontamiento son temas que han dado mucho de qué hablar en el terreno de la psicología. En esencia, todos coinciden en lo básico: el estilo confrontativo es más eficaz a largo plazo y ayuda a reducir la ansiedad y hay muchas pequeñas herramientas o "legos" psicológicos que ayudan. Pero hay multitud de clasificaciones y maneras de entenderlo, es difícil englobarlas todas en un post. El objetivo es dejar clara la base y que se entienda. Si quieren profundizar en el tema, hay mucho que leer ahí fuera y les animo a hacerlo :) Es muy interesante.

Además, parto de la base de que hablamos de una persona adolescente o adulta, sin deficiencias mentales o demencia, y por ello se puede hacer cargo. Los niños, el síndrome de Down y otras formas de retraso mental o la demencia, son asuntos aparte y tendrán sus matices.

PD: he tardado un poco más (sé que hoy no es miércoles xD) porque estoy de exámenes. Siento las molestias :)

5 comentarios:

ISA dijo...

¡Ojalá este post lo leyera mi hija, la "alternativa". Creo que ya te hablé de ella, pero resumo: Linfoma de Hodkins, dos quimios y decirnos que no quiere darse más, que lo que mata es la quimio no el cáncer que se puede tratar con medicinas naturales (hierbajos, vaya).
Reunión familiar que acaba como el rosario de la aurora.
Le decimos que haga lo que quiera y lo que quiere es: se sigue dando la quimio pero rompe, literalmente, con toda su familia (hermanos, las parejas de estos y yo): ni llama, ni devuelve llamadas ni correos...
¿Que piensas tu de esta actitud, cuando siempre hemos estado superunidos y sin ningún problema?

Mar dijo...

¡Hola Isa! Bueno, creo que en el fondo no es tan raro, que igual dijo lo que dijo porque estaba súper agotada (y es que la quimio es agotadora, creo que todos los pacientes en algún momento se "replantean" lo que están haciendo, aunque al final no lo dejen). Pero bueno, lo que importa es que ella tomó su decisión: seguir con la quimio :)

Si la reunión fue tan intensa como dices, sumado al estrés que supone la enfermedad y a que fue ella quien tomó la decisión de alejarse, supongo que es porque ella sentía que lo necesitaba. Seguramente volverá a vosotros cuando se sienta preparada. Un beso!

ISA dijo...

MAR: tienes razón igual vuelve algún dia, de lo que ya no estoy tan segura es que queramos "recibirla". No se puede hacer daño gratuitamente a nadie y menos a quien no se lo merece.

Yo soy de la antigua escuela : ni olvido ni perdono ni al lucero del alba.

Sigue con tus artículos, son la "mar" de intersantes.

Evans Jack dijo...

Good Day, ¿Está cansado de buscar préstamos e hipotecas? Ha sido rechazado constantemente por sus bancos y otras instituciones financieras, ¿Es usted un hombre de negocios o una mujer? ¿Está usted en cualquier lío financiero o necesita fondos para iniciar su propio negocio? ¿Necesita un préstamo para liquidar su deuda o pagar sus cuentas o comenzar un buen negocio? ¿Tiene una puntuación de crédito baja? Ofrecemos préstamos que van desde $ 1,000.00 Mínimo hasta 10 Millones Máximo a 2% de tasa de interés por anular. Préstamos para desarrollar negocios una ventaja competitiva / expansión comercial. Somos certificados, confiables, confiables, eficientes, rápidos y dinámicos. Y un financiador de cooperación para bienes raíces y cualquier tipo de financiación de negocios, damos préstamos a largo plazo de cinco a cincuenta años como máximo. Sólo llene la información del prestatario y vuelva a nosotros inmediatamente a través de evansjackloanfirm1101@gmail.com

Tu nombre:_________
Su dirección:______
Tu país:______
Monto del préstamo:_______
Años:_______________
Sexo:_______________
Duración del préstamo: __________
Ingreso mensual:_________
Número de teléfono móvil:____

Por favor esperamos su respuesta rápida, si está interesado.
Sra. Karin Lucas

Dallas Hospital dijo...

Eu sou o doutor George Ben do hospital do condado de Dallas, eu recebi a oportunidade pela administração do hospital de anunciar na internet como trabalhamos e que começamos de novo no ano para a compra de órgãos humanos, por exemplo, rim, se você estiver fora há interessado em vender seu rim, por favor, não hesite em contactar o hospital no e-mail abaixo: O Dallas County Hospital é especialista em cirurgia de órgãos e, como doador, não há risco nele, pagamos uma boa quantia de dinheiro e nós somos localizado em Iowa, EUA.
E este é o nosso e-mail:
info.dallascountyhospital@gmail.com