miércoles, 25 de enero de 2012

La timidez


"Rodéate de personas y cosas que te inspiren"

Es decir, que todos tenemos derecho a estar donde queremos estar, la cuestión es atreverse :) El mundo tiene mucho que ofrecernos y los miedos y la timidez son sólo un lastre más que se puede vencer por los motivos adecuados.

La timidez es uno de esos frenos que nos hacen desechar ideas prácticamente desde que nacen porque creemos que no nos merecemos ese intento, que "los demás" son mejores que nosotros o que nos van a juzgar duramente. Nos limita en nuestra vida social en mayor o menor grado de manera que no nos permite desarrollar todo nuestro potencial.

Pero primero, tenemos que hacer una distinción: no es lo mismo ser tímido que ser introvertido. Esta segunda palabra se refiere a las personas que, por su forma de ser, no necesitan rodearse de mucha gente, no sienten la necesidad de hablar en público con frecuencia o de entrar en detalles sobre su vida. Son personas a las que les basta con un círculo reducido de confianza. La timidez es cuando "quieres y no puedes", la introversión se refiere a "falta de interés", es un estilo y es válida. Mientras que la timidez produce sufrimiento y ansiedad.

Por otra parte, se puede decir que hay dos "estilos" en la timidez: los tímidos callados, retraídos (los que todos identificamos) y los "tímidos públicos" que se esfuerzan demasiado en llevar una vida social muy activa pero mientras sufren por ello en silencio y no hacen las cosas que realmente quieren hacer.

Y, finalmente, una tercera distinción: la timidez es muy frecuente y, como todo, hasta cierto punto se considera normal. La timidez patológica, sin embargo, es aquella que limita tanto la vida de esa persona que se convierte en un problema de verdad que condiciona por completo su vida y le produce un nivel de sufrimiento elevado.

Estos son algunos de los problemas que se derivan de la timidez patológica:

  • "Narcisismo: La persona se engaña a sí misma y a los demás disfrazando su timidez de seguridad absoluta. Se cree superior a los demás y, por lo tanto, se muestra arrogante y desprecia a sus semejantes. En el fondo, estas personas viven con la ansiedad constante de que se descubra el papel que están interpretando, además de ser rehuidos por los demás.

  • Trastornos de ansiedad: La persona tímida puede sentir tal incomodidad en algunas situaciones sociales que puede desarrollar un cuadro de ansiedad e incluso adquirir fobias relacionadas con esa situación. Por ejemplo, si un desconocido nos habla en un ascensor y eso nos pone extremadamente nerviosos, podemos relacionar nuestra ansiedad con el ambiente en el que estábamos y desarrollar un miedo a los ascensores, que después puede ir generalizándose a otros lugares cerrados.

  • Depresión: El progresivo aislamiento, la falta de contactos sociales de calidad y la desesperanza por no encontrar una solución a su problema pueden llevar a la persona a desarrollar una depresión. Además, los continuos pensamientos negativos y las críticas que la persona se dirige a sí misma irán minando su autoestima y robándole fuerzas para luchar y salir adelante.

  • Dependencia: Como la persona tímida evita relacionarse con nuevas personas, se encontrará excesivamente atada a las escasas personas en las que confía. Su miedo a perderlas y no ser capaz de encontrar nueva gente que le quiera y le acepte, hará que caiga en una situación de dependencia. Esto puede colocarlos en una situación en la que harán todo lo que la otra persona quiera y tolerarán cualquier comportamiento. Por otro lado, el continuo miedo a perder a esa persona hará que estén continuamente preocupados y se muestren posesivos y celosos en extremo."1

  • Abuso de alcohol. Drogas. A veces se convierten en "la solución" para huir de la ansiedad o aparentar mayor seguridad o ser más sociables. El hecho de que la solución esté en sustancias concretas y que el problema no se resuelva, genera una situación potencialmente peligrosa que puede derivar en alcoholismo y dependencia de drogas.


  • Sin embargo, no todo es malo respecto a la timidez. Las personas tímidas pueden ser más reflexivas, más conscientes de cómo se sienten los demás, buenos oyentes y menos conflictivos en la convivencia y a la hora de trabajar. Vamos, con un rico mundo interior.

    Lo importante de todo esto es, clasificaciones aparte, que la timidez es un problema desde que le hace daño a quien la vive. Entonces, como todo, se puede aprender pequeñas técnicas para irla superando y así, al mismo tiempo, ir dejando atrás la ansiedad que te provoca.

    Técnicas para superar la timidez.

    1. Conocerte a ti mismo. El primer paso es identificar qué situaciones concretas y qué tipos de personas te producen más ansiedad. Por otra parte, identificar también qué sientes exactamente (culpa, miedo, autorrechazo...). Este primer paso es importante porque te dará control sobre el problema y porque pueden haber causas más profundas que sea necesario trabajar aparte.

    2. Habla de ello. La mayoría de los tímidos se sienten mal por ser tímidos. Es un poco paradójico porque son ellos precisamente los que sufren y esa la causa, pero es así. Hablar de ello con gente de confianza, por el simple hecho de ponerle nombre y oírte a ti mismo, te ayuda a observar el problema desde fuera. Lo "separa de ti", se convierte en algo más objetivo y disminuye tu ansiedad. No se trata de que esa persona tenga que resolverte la vida ni nada por el estilo, solo de poder decirlo, y que te escuche, validando y compartiendo lo que sientes.

    3. Visualiza tu futuro en positivo. Cómo las cosas podrían salir bien o que es una posibilidad real que consigas hacer algo que te hace ilusión. Aferrarte a esa imagen positiva de tu futuro posible te acercará a ese resultado positivo y es una manera de inventar maneras de afrontar las cosas para que el resultado sea bueno. Se trata de crear tu propio "círculo vicioso" sólo que, esta vez, gira a tu favor.

    4. Plantéate retos pequeños cada día. Y a medida que los vayas superando y dejen de producirte ansiedad, ve subiendo el nivel, con retos cada vez más difíciles. Huir de una situación que te produce ansiedad crea en tu cabeza, sin que te des cuenta, la idea de que "esta es la única manera de superar esta situación". Concediéndole un nivel VIP en cuanto a situaciones que temer que no merece en absoluto. Ejemplos de retos: conocer gente nueva, saludar a alguien (o a un número concreto de personas al día), preguntar algo en voz alta, etc...

    5. Mis victorias. No olvides recordar todas tus pequeñas victorias. Son tu energía para tener cada vez menos miedos y, además, con lo que te costó cada pequeña batalla, qué menos que celebrarlas. ¡Te lo mereces!

    6. La motivación. Es muy importante que tu motivación para superar la timidez sea tu propia felicidad y no "que los demás no me digan/se den cuenta de que soy tímido". Por un lado, eres tú quien la sufre. Por otro, el planteamiento de hacer cosas "por los demás" es lo que te ha llevado hasta aquí, es el camino equivocado y te lleva a juzgarte más duramente.

    7. La ansiedad. Manejar la ansiedad te permitirá huir menos de las situaciones que te la producen y también, sentir un mayor control sobre lo que ocurre. Como por ejemplo, con ejercicios de respiración (picar), con meditación o ejercicio físico (salir a caminar un rato, hacer deporte) para eliminar ese exceso de energía.

    8. Habilidades sociales. Saludar, despedirse, pedir perdón, dar las gracias o interesarte por la otra persona son pequeñas cosas que te pueden ayudar mucho.

    9. El autoestima. Hacer cosas que quieres hacer (cantar, hablar en público, hacer un monólogo, actuar en una obra de teatro, "atreverte" en general a cosas que a ti te hagan ilusión) y tus pequeñas victorias te darán más autoestima porque descubres que "puedes". Pero también: no hablar mal de tí mismo, no insultarte, no dar por hecho que eres "inferior" es importante.

    "Rétate un poquito a tí mismo cada día"



    Mitos sobre la timidez

    "La timidez tiene que ser curada. Puede desaparecer del todo"

    Aquí hay que hacer un punto y aparte. Por un lado, no desaparecerá del todo, es parte de tu forma de ser. Hay personas más dirigidas a su mundo interior que no sienten la necesidad de ser el alma de la fiesta y eso no tiene que ser malo. Es tu forma de ser. Sin embargo, sí que se puede complementar si desarrollas tu lado extrovertido, dando un resultado más equilibrado que te produzca menos sufrimiento cotidiano. Por lo tanto, hay un doble trabajo: primero, aceptarte como eres. Y, segundo, aprender a no huir, a superar la ansiedad.

    Tampoco se trata de que tengan que estar en el "objetivo" de los psicólogos porque sí. Solo porque quieres y porque te hace sentir mal. Ese es el punto de partida. Hay tímidos que se aceptan así y, además, han logrado adaptarse a su vida con su propio estilo, de manera que no les supone un problema ni una fuente constante de sufrimiento.

    "Espabílate", "jajaja, es que Fulanito/a es tan tímido/a...", "¿qué pasa, que no sabes hablar?", etc...
    La gente que rodea a los tímidos (y que, a lo mejor, a su vez también lo son pero están en negación) a veces tiende a señalarles con el dedo o a forzarles para que dejen de serlo creyendo que esa es la manera de conseguirlo. Pero nada más lejos de la realidad. Estar en un grupo de gente que te tiene etiquetado refuerza el círculo vicioso para disminuir tu autoestima y que lo sigas siendo. Por otra parte, ser menos tímido y tener más autoestima es un trabajo personal que, desde luego, no se logra con este tipo de actitudes. Etiquetar, señalar y forzar les generan mucho más sufrimiento y culpa sobre "cómo deberían ser y no son", empeorando la situación.

    .
    .
    .


    Fuentes:


    1: La Timidez (picar). La verdad es que no he conseguido encontrar ninguna fuente que la supere, no porque no hayan más cosas escritas al respecto, sino porque es muy completa y de gran calidad. Desarrollada por psicólogos y orientada a todas sus vertientes (la timidez en los niños, fobia social, alcohol y drogas, tratamientos y timidez en los distintos contextos).

    Imágenes: "Stuff no one told me" (picar) una web de viñetas que me encanta con algunas frases muy buenas, muy útiles y ese tono alegre y desenfadado :)

    3 comentarios:

    Butterflied dijo...

    Me ha gustado mucho tu entrada. A veces, aunque no pueda parecerlo, soy muy tímida y me pierdo según qué cosas. Intentaré retarme un poquito más a mí misma cada día. :D

    PD: "Ti" nunca lleva tilde.

    ISA dijo...

    Yo creia que era tímida pero los años me han hecho ver la cruda realidad: la mayoria de gente me importa un comino.
    Sólo soy como soy cuando veo un mínimo destello de inteligencia en los demás.
    y ¡ojo! que nadie malinterprete mis palabras: estoy hablando de inteligencia, no de cultura, ni must, ni nada de nada

    Mar dijo...

    @Butterflied: creo que hay muchos tímidos "encubiertos" xD pero bueno, saber que hay cositas que se pueden hacer para llevar una vida más feliz es un alivio :D Besitos! (errata corregida!)

    @Isa: Lo importante es que tú te sientas bien y no sobrevalorar la presión externa :)