viernes, 9 de marzo de 2012

Calima


La calima es un fenómeno meteorológico consistente en la presencia en la atmósfera de partículas muy pequeñas de polvo, cenizas, arcilla o arena en suspensión.

Aquí en Canarias, es bien conocida, ya que el Siroco, un viento que nos trae aires de África con relativa frecuencia, a veces viene también con arena. El aire se vuelve más pesado, a veces te pica un poco la nariz o la garganta y, si miras hacia el horizonte, todo se ve ligeramente turbio, borroso.

La calima tiene significados especiales y es que, en atención primaria (el médico de cabecera o de familia, para los amigos) significa algo: avalancha de alérgicos. Es súper curioso como un fenómeno meteorológico puede llegar a condicionar la consulta pero es que, los pobres, sufren con la llegada de la calima ataques de asma y rinitis alérgica. De repente hay ácaros por todas partes y la medicación de siempre no basta para controlar los síntomas.

Todo este rollo para decir que estoy ahora en Atención Primaria, con un par de médicos de familia en días alternos, viviendo la medicina desde un punto de vista nuevo para mí. Los pacientes vienen por su propio pie, porque quieren, y eso ya de entrada cambia las cosas. En general, el trato es más cercano, casi familiar. El doctor o la doctora le pregunta por su familia, por "aquello que le pasó" y que fue un poco duro de llevar, por el nieto que acaba de nacer, por ese duelo a medias.

Está genial, también, porque hago bastantes cositas: algunos diagnósticos, los "miro" yo y he aprendido a usar el programa de la consulta. Encima, mi doctora comparte su desayuno a medias conmigo todos los días y me infla el autoestima echándome flores que me cuesta creer (xD). Y, por primera vez, me siento realmente útil, sé que le alivio en parte el trabajo.

En resumen, llevo solo semana y media y ya me siento "como en casa". Integrada, a gusto y querida. Y eso es nuevo para mí y súper agradable (¡cómo no!). Poco a poco voy ganando confianza en mí misma y empiezo a vislumbrar el futuro cercano como "medicucha", aprendiendo de sus habilidades de comunicación, como no crear conflictos, como hacerte entender y ordenar la historia clínica dentro de tu cabeza mientras tanto.

Eso sí, el ritmo de publicación del blog se resiente. Lo siento por ello, pero yo sigo la ley del "todo o nada". Me gusta que mis posts de psicología estén elaborados y fundamentados en varias fuentes y releerlos un par de veces para que sean más fáciles de entender y, sobre todo, aplicables a la vida cotidiana. Que puedan tener algún impacto en quien los lee (o en su entorno), poder darles toda la calidad que esté en mi mano.

Pero bueno, estoy dedicándome mucho a la consulta y, sobre todo, estoy feliz :)

¡Besos!



Y hablando de arena...

BSO: Arenas de soledad - Habana Blues
(a su vez BSO de la película Habana Blues)

(Empezar de nuevo
sin destino y sin tener
un camino cierto que, me enseñe a no perder la fe)


4 comentarios:

BlackZack dijo...

Esta mañana pasé por tu centro de salud (no el de prácticas, el tuyo XD) y tuve la tentación de entrar y desearles un buen "día del asmático" XD

Nosu dijo...

qué bien adaptarse tan rápido al centro de trabajo!
ni idea que se llamara calima.. eso sí, esa arena cuando entra en pulmones ya no sale, por lo que tengo entendido!

MDoc dijo...

¡Cuánto me alegro de que seas feliz!. La verdad es que cuando uno se siente útil en cualquier lado, la percepción cambia, el autoestima sube. En fin, que es una maravilla.

Por cierto, no sabía lo de la calima! A la cama no te irás...

Un beso! =)

Mar dijo...

@nosu: en principio la arena no puede quedarse dentro de los pulmones porque su tamaño no se lo permite :) Al final se expulsa, poquito a poco, con el moco de los bronquios. En la consulta me lo paso bien y ayudo... pero no me pagan xD, estoy de prácticas, ¡pero ya me queda poquito para acabar! :)

@MDoc: Uf sí... ¡y tanto! Nunca lo había vivido así y es completamente diferente :) ...sin aprender algo nuevo ^^ Un beso!!