viernes, 10 de diciembre de 2010

La inspiración

La inspiración es como un hada caprichosa que va, viene, desaparece y no sabes dónde está, que se esconde si la buscas demasiado y te da un susto por la espalda si empiezas a olvidarte de ella.

No tiene otro fin que ser eso, caprichosa. Subir y bajar, ir y venir, explotar en toda su intensidad y después callar. No tiene mucho sentido obsesionarse con un "no tengo inspiración, ¡no puedo componer!", así como no lo tiene entre las sábanas de la cama, junto a tu amante, neurotizarte en porqué ese día no has "llegado" o la fórmula matemática que te llevaría al cielo. Son cosas que no existen.

Así, con toda su alegría y juego infantil, vendrá cuando te relajes, te dejes llevar y simplemente te dediques a divertirte con una melodía, a hacer una fiesta de giros y llegar al cielo o una letra delirante sin pies ni cabeza pero con la capacidad de hacerte reír y agitarte como una maraca.

Cuando se trata de inspiración (para la música, para el amor, para el sexo, para la amistad... para la vida) el único secreto es no buscarla, y dejarse llevar. Tan sólo de esa manera, ocurrirán cosas maravillosas.



PD. por ese "24 suspiros atrás" que nos alegró la tarde musical ^^

Mi guitarra y vos - Jorge Drexler


5 comentarios:

cris dijo...

Eso es lo que me falta a mi últimamente, inspiración. Pues nada, a dejarse llevar se ha dicho ;)

Nebulina dijo...

A mí me odia y desde que hay examenes no puedo escribir. Y como siempre los hay, no escribo
Un amierda, lo se
Un beso!

Marcela dijo...

si es que la cabeza y los sentimientos están siempre ahí, pero hay que dejarles un poco de calma y espacio para que todo salga en forma de inspiración, bien lo sabéis quienes tenéis don para el arte.

Mar dijo...

@cris: pues sí :) a ver si funciona!

@nebu: ya... dichosos exámenes xD, pero bueno, con el tiempo te acostumbras e incluso así algo hay :)

@marcela: ^^ hay que dejar que los dos coexistan para que hagan algo juntos sí :) besitos!

Saltinbanqui dijo...

:)